Corrupción: de China viene…

Redacción Revista Petróleo y Gas febrero 8, 2017 Comentarios desactivados en Corrupción: de China viene…

Luego del escándalo de corrupción en Petrobras, la ola se extiende. En Ecuador ya hay varios detenidos por ilícitos en la petrolera estatal.

Hace tres semanas, se conoció que un tribunal chino condenó a quince años de cárcel a Wang Tianpu, expresidente Sinopec, la más grande refinería de lsa ya segunda economía del mundo. El motivo: delitos de corrupción, según informó la agencia oficial Xinhua.

Wang había sido capturado y expulsado del Partido Comunista en el segundo semestre de 2015, acusado de recibir sobornos y beneficiar a familiares suyos en distintos negocios, cuando ocupaba el importante cargo.

Solo unos días antes, el antiguo director de la más grande petrolera china, CNPC, Liao Yongyuan, recibió una condena similar de 15 años de prisión por el mismo motivo y por acumular una gran fortuna en forma irregular.

El Tribunal Popular de Nanchang, capital de la provincia de Jiangxi, también multó con 3,2 millones de yuanes (468.500 dólares), al expresidente de Sinopec y ordenó la confiscación de todos los bienes obtenidos ilícitamente.

Según la sentencia, Wang recibió sobornos por valor de 33,4 millones de yuanes (4,9 millones de dólares), en dinero y propiedades que no tiene como explicar.

Petrobras: segundo capítulo 

La historia del Petrobras es conocida y ha tocado las estructuras políticas y económicas de Brasil por el caso de corrupción más sonado en la historia del país.

Petrobras es la compañía más grande de Brasil, cuyos propietarios son el Estado y el Partido de los Trabajadores (PT), cuyos líderes más importantes fueron Inacio Lula Da Silva y Dilma Rousseff.

Con el escándalo, Petrobras bajó del primero al séptimo puesto en el ranking de empresas latinoamericanas de mayor valor en el mercado y la implicación de personalidades políticas en el desfalco ha generado una fuerte inestabilidad política en la economía más grande de la región. La desconfianza empresarial es clara y la recesión la ha agudizado.

La investigación ha dado como resultado una gran cantidad de personas condenadas, más de un centenar juzgadas y muchos investigados. Su presidente Rousseff fue destituida por el Congreso vinculada al proceso, pese a que sus acusadores no están exentos. Los políticos “quemados” se cuentan por decenas.

Después de varios años de escándalo, el tema no para. 

Hace unos años, el empresario Eike Batista, alcanzó el pedestal, no solo por ser el hombre más rico de su país, sino por representar el éxito económico y empresarial y su caso ser objeto de estudio.

Hace poco más de un lustro, tenía una fortuna estimada en USD 30.000 millones y era clasificado como una de las 10 personas más ricas del mundo, gracias al auge de las materias primas. Ahora, a sus sesenta años, el emporio es cosa del pasado y está sometido a una gran controversia sobre el manejo de los negocios.

La policía sospecha que Batista pasó en 2013 más de 300.000 dólares a la firma de abogados de Adriana Ancelmo, esposa del entonces gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, ambos en la cárcel por corrupción. 

La unidad judicial del caso Petrobras cree que Batista sobornó a Cabral con USD 16,5 millones, con un negocio ficticio de una mina de oro que no existe y el dinero girado a una cuenta en Uruguay. 

“Eike Batista simula negocios jurídicos de manera sofisticada y reiterada para el pago y posterior alzamiento de bienes de origen ilícito, lo que justifica la necesidad de su prisión para garantizar el orden público”, explica su detención. 

La semana pasada, llegó procedente de Nueva York a bordo de un vuelo comercial al aeropuerto internacional de Río de Janeiro. Su mansión había sido allanada, decomisados sus lujosos vehículos y la Interpol tenía una orden de captura.

Batista declaró en mayo pasado ante la Fiscalía en Curitiba e incriminó al exministro de Hacienda Guido Mantega, al que acusó de haber pedido en 2012 un soborno de USD 1,6 millones para saldar deudas de la campaña electoral del Partido de Lula da Silva y Dilma Rousseff. Según Batista, él pagó el dinero mediante contratos con la empresa que hizo el marketing del PT. La prisión de Mantega fue pedida en septiembre de 2016 y revocada poco después.

int2

…Y ahora Ecuador

En Ecuador comienza la película: la Fiscalía General acaba de llamar a juicio a 18 procesados por el delito de cohecho en un caso de corrupción detectado en la estatal Petroecuador: 13 como autores y cinco como coautores.

Y no son funcionarios común y corrientes. Entre los llamados están los exgerentes de Petroecuador, Carlos Pareja Yanuzzelli, también exministro de Hidrocarburos, y Alex Bravo, porque se demostró que se “habrían aprovechado sus funciones para recibir pagos irregulares” de empresas contratistas. La plata recibida habría ido a cuentas internacionales. 

Este es solo uno de los casi 20 casos por presuntos actos ilícitos cometidos en Petroecuador, varios ya en la etapa de instrucción fiscal y otros en investigación previa.

Los delitos que se investigan son peculado, enriquecimiento ilícito, lavado de activos, perjurio, tráfico de influencias y delincuencia organizada.

Los ecuatorianos fueron sorprendidos a finales del año pasado con la noticia que involucra a exejecutivos de Petroecuador, algunos ya detenidos, y al exministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yanuzzelli, prófugo de la justicia y con orden de detención internacional. Varios familiares de los implicados directos también están siendo investigados. 

 “Se ha logrado desenmarañar gran parte de este enredado caso y llegar a los ‘peces gordos’”, de la “mafia” que operaba en la petrolera estatal”, ha dicho el presidente de la República, Rafael Correa.

Según los medios locales, Diego T. uno de los subgerentes de Petroecuador, está siendo procesado por el delito de delincuencia organizada al interior de Petroecuador y está en prisión preventiva. Otros involucrados son los exsubdirectores Carlos Pareja Yannuzzelli, Álex Bravo y Marco C.

Según las autoridades, en el allanamiento a la vivienda y al local comercial de Diego T. se encontraron más de USD 250.000 en efectivo en cajas fuertes, al interior de copiadoras, en techos falsos y en vitrinas.

Inicialmente Marco C., Diego T. y el contratista de Petroecuador Eduardo V. conformaron la lista de procesados en este caso. Luego de una audiencia hace dos semanas, se sumaron Pareja Yannuzzelli, Bravo, el exasesor petrolero Arturo E. y José O., por su trabajo supuesto de intermediación ilícita.

Los ecuatorianos ya hablan de la “pequeña Petrobras”, pero la dimensión todavía está por descubrirse y podría ser mucho más que eso.

int3

Palabras en PDVSA

La petrolera estatal venezolana, PDVSA, siempre ha estado en el ojo del huracán por prácticas de corrupción e incluso se ha llegado a plantear que el gobierno de los Estados Unidos tiene a varios de sus ejecutivos en una “lista negra”. 

Ahora, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decidió arbitrariamente cambiar la directiva de la empresa, alegando como propósito el de atacar la corrupción que, según denunció, está “incubada” en esa industria.

Aunque ratificó en la presidencia de PDVSA a Eulogio Del Pino, cambió a los vicepresidentes de Exploración, Refinación, Comercio y Finanzas, y además amplió la junta directiva y creó una nueva Vicepresidencia Ejecutiva que ocupará la vicealmirante Maribel Parra.

“Hay que ir a sanear profundamente la corrupción incubada allí”, dijo Maduro en televisión.

Las finanzas de Venezuela están ligadas a las ventas de PDVSA, que ha sufrido por el desplome de los precios del crudo, una caída de la producción y haberse convertido en la caja oficial para los programas de gobierno. 

El último caso de corrupción que se denunció en PDVSA fue en 2015 ante la Justicia de Estados Unidos y la propia compañía solicitó a una corte de ese país una retribución por sobornos. Exempleados de la petrolera se declararon culpables en el caso.

Pero el poder de Maduro sobre la empresa no deja duda. Designó en la vicepresidencia de Finanzas a Simón Zerpa, quien venía administrando el fondo binacional que alimentan los gobiernos de China y Venezuela.

Además, Nelson Ferrer estará ahora al frente de las tareas de exploración, mientras que la vicepresidencia de Refinación pasó a manos de Guillermo Blanco Acosta y la de Comercio la asumirá Ysmel Serrano. 

Para completar el cuadro, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, y los ministros Rodolfo Marco Torres y Ricardo Menéndez seguirán en la directiva, acompañados por tres representantes de los trabajadores de PDVSA.

Pero en ningún caso, el mandatario anunció investigación sobre corrupción o malos manejos en la empresa. 

int4

 

Comments are closed.