Más regalías, impuestos y dividendos de Ecopetrol, el premio por un crudo a US$70

Redacción Revista Petróleo y Gas enero 15, 2018 Comentarios desactivados en Más regalías, impuestos y dividendos de Ecopetrol, el premio por un crudo a US$70

Pese a que Colombia difícilmente llegará a tener una renta petrolera de 23,8 billones de pesos, como la del 2013, la escalada del precio del crudo, a niveles cercanos a los 70 dólares por barril, como cerró el viernes pasado (US$ 69,85), es algo que está entusiasmando hasta a los más escépticos.

A corto plazo, la gran preocupación para el país es por ingresos públicos, por lo cual ningún colombiano escapa de ser tocado por la ola que genera el mejor precio del producto que en el 2016, con todo y crisis, representó un 33,2 por ciento del valor de las exportaciones del país; el 17,4 por ciento de la inversión extranjera directa y cerca de dos terceras partes del PIB de la minería.

Por ese gran peso del petróleo en la economía, la descomunal caída en el precio internacional, durante el 2015, dejó un hueco en los ingresos del Gobierno central de 0,8 billones de pesos en el 2016; tumbó las exportaciones totales en dólares a -12,8 por ciento en ese mismo año, cuando las ventas externas de petróleo se contrajeron en 37,2 por ciento.

EL IMPACTO EN EL BOLSILLO DEL COLOMBIANO

Las consecuencias las sufrieron los colombianos, por lo que también gozarían desde el próximo año si el buen precio del crudo se mantiene en el 2018.

“En principio, las personas piensan que no les afecta el precio del hidrocarburo, pero hay un efecto retardado que termina impactando todo, hasta llegar a los hogares”, expresa Andrés Pardo, director de investigaciones económicas de Corficolombiana.

Así, la desaceleración de la economía en los últimos 3 años ha sido resultado de la fuerte caída de los precios del petróleo, lo que produjo un efecto cascada. Menguó la inversión privada y la pública; la inflación se subió, por lo que el Banco de la República tuvo que apretar tuercas con las tasas de interés. Los bienes importados se encarecieron por la devaluación del peso frente al dólar.

“Todo eso llegó finalmente a los hogares, que, además, por los menores ingresos del Gobierno, soportaron la carga de dos reformas tributarias, principalmente la que subió la tarifa general del IVA, del 16 al 19 por ciento y frenó el consumo”, expresa Pardo, quien ahora ve con buenos ojos lo que está sucediendo con el crudo.

“Si empieza a subir el precio, claramente los ingresos que va a recibir el Gobierno, por las utilidades de Ecopetrol, van a ser más altos. También, por los impuestos que les cobra a las petroleras, y por las regalías para las regiones. Igualmente, las cuentas externas del país van a ser mejores. Es decir, todo en el corto plazo es bueno”.

José Manuel Restrepo, analista económico y rector de la Universidad del Rosario, confirma el cálculo del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, según el cual por cada dólar que suba el precio del petróleo, el país recibirá en el año siguiente 350.000 millones de pesos.

“El plan financiero que hizo el Gobierno estima un precio promedio de 55 dólares. Aun si solo sube 10 dólares (a 65), como estiman algunos analistas, representaría de 3 a 3,5 billones de pesos adicionales”, es decir, el 57,3 por ciento de lo que produjo la reciente reforma tributaria. Según el analista, “si lográramos sostener un precio como ese tendríamos una fuente de recursos para tratar de cumplir la regla fiscal, que establece al Gobierno una meta de déficit fiscal de 3,1 por ciento del PIB en el 2018, lo que en condiciones normales no será tarea fácil de lograr”.

Para el expresidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, la escalada del precio no es tan fortuita. “Parece ser un cambio con características nuevas. No simplemente el sube y baja al que veníamos acostumbrados entre 45 y 55. Si pasa a fluctuar entre 60 y 70 en este año, es la mejor noticia para el país. Todavía es prematuro, pero el buen día se ve desde la mañana”.

Dicho panorama, según Echeverry, traería beneficios para la producción del país. “Si hay muchos barriles de petróleo, se vuelve económico extraerlos, dado el severo recorte de costos. La caja de las empresas petroleras se fortalece, y sus planes de inversión”.

Pero ese auge –afirma la subdirectora de Fedesarrollo Camila Pérez– no sería tan duradero, toda vez que “en la medida en que aumenta el precio del petróleo se vuelven más rentables los proyectos de inversión petrolera, lo que, a su vez, vuelve a hacer que el precio baje. Hasta donde no se sabe”.

Además, señala la experta, “lo más probable es que durante este año el precio se mantenga por el orden de los 60, o por encima. Es algo incierto, así que sería mejor ser más conservadores”.

Y Javier Díaz, presidente de Analdex, gremio de exportadores, si bien espera que la tendencia se mantenga durante un tiempo, advierte que “la preocupación es que, por la expectativa de más ingreso, se postergue la necesaria diversificación de las exportaciones”.

DE QUÉ DEPENDE EL PRECIO DEL PETRÓLEO

El precio del petróleo depende de la oferta y la demanda. En la actualidad, la oferta está controlada, por los acuerdos de los países de la Opep y Rusia sobre recorte en la producción, al igual que la caída de la misma en Venezuela. Entre tanto, la demanda está arriba, debido al fuerte invierno en países como Estados Unidos, que demanda grandes cantidades de energía. El crecimiento de la economía en países desarrollados también presiona al alza la demanda.

Fuente: Portafolio

Comments are closed.