Petróleo, entre la geopolítica y la recuperación

Redacción Revista Petróleo y Gas octubre 18, 2013 Comentarios desactivados en Petróleo, entre la geopolítica y la recuperación

ANALISIS_1

Nicolás Rivera Guerrero, Director Ejecutivo del Centro de Estudios del Mercado Financiero
Escuela Internacional de Administración y Marketing- EIAM
 Universidad Sergio Arboleda.

Nadie tiene la varita mágica para saber qué pasará con los precios… De la crisis en la Media Luna Fértil a las huelgas en noráfrica.

En menos de seis meses, el panorama petrolero ha cambiado diametralmente, mientras que a mediados de abril las expectativas del mercado apuntaban a un escenario bajista, los brotes de violencia en Egipto a finales de junio trastornaron la estabilidad política del Medio Oriente y amenazaron el tránsito de petróleo a través del canal de Suez; a su vez, generaron un rápido ascenso en los precios del crudo WTI (Brent en paréntesis) que rápidamente pasaron de 92 (98) a cerca de 100 (105) USD/BBL.

Posteriormente, el deterioro de la situación política y el incremento de la violencia en Siria llevaron a los agentes del mercado a especular sobre un posible ataque por parte de una coalición liderada por Estados Unidos y como resultado escenarios de inestabilidad regional, donde se contemplaban retaliaciones por parte de Siria e Irán a infraestructura petrolera en Arabia Saudita e Irak, así como un potencial enfrentamiento entre Irán e Israel. Con estos acontecimientos como preludio, el petróleo nuevamente incrementó su cotización hasta alcanzar 112 (116) USD/Bbl a mediados de agosto.

Para mediados de septiembre, la situación geopolítica había cambiado de tono, el ataque inminente a Siria se dilató en una serie de reuniones entre Estados Unidos y Rusia. Por su parte, el nuevo presidente de Irán cambió el discurso beligerante característico de esta nación a uno más pacífico y de mayor integración con occidente. Esto aminoró las tensiones y los miedos del mercado y dio pie a una leve reducción en los precios del petróleo durante septiembre.

Con esto concluimos que el mercado no solamente estaba incorporado en los precios del potencial conflicto armado en Siria, que de acuerdo con algunos analistas solamente explicaría entre 5 y 10 dólares de prima de riesgo. El mercado también atribuía parte del incremento en los precios a factores reales de producción relacionados con la paralización de operaciones petroleras en Libia y a una mejora en la situación económica mundial.

¿Recuperación a la vista?

De acuerdo con la última lectura de los indicadores económicos publicados por China, se evidencia incremento en la tasa de optimismo en el sector manufacturero, así como crecimiento en la actividad industrial. La última lectura del índice PMI manufacturero muestra un salto de 47,7 a 50,1 (valores por encima de 50 son señal de expansión), situación que motiva la expectativa de recuperación del consumo chino y, por tanto, un incremento eventual en sus demandas de energía. Así mismo, durante septiembre, China sorprendió al mercado con un índice de crecimiento de producción industrial de 10,4 por ciento anual y dio señales adicionales de recuperación.

Otra situación que lleva a pensar en un cambio en las expectativas con respecto a la senda de crecimiento del mercado es la recuperación en las economías europeas, el índice PMI regional ha mostrado una tendencia alcista desde junio y una lectura de 51,4 en septiembre; así mismo, el último informe de crecimiento de la producción indica que por primera vez en el año se registra un valor positivo en el crecimiento del PIB, dando señales de recuperación económica en Europa.

En Estados Unidos las cifras no son de gran ayuda para aquellos que apuestan a un entorno bajista en los precios del petróleo en el mediano plazo, aun cuando en lo corrido del año la producción de crudo nacional ha superado el promedio registrado en el 2012, los indicadores de construcción, producción y expectativas han generado un entorno de optimismo en los mercados, específicamente los accionarios, que durante septiembre alcanzaron nuevos máximos históricos, apuntando a un futuro más promisorio que el imaginado hace solo unos meses.

La noticia de aplazamiento de la reducción de la política monetaria expansiva de la Reserva Federal a mediados de septiembre fue un factor adicional que impulsó hacia al alza los precios del crudo.

Ajustes en las proyecciones de demanda

Como resultado de los nuevos acontecimientos económicos y políticos, las agencias encargadas del seguimiento del mercado han realizado ajustes al alza en sus proyecciones de demanda, que acompañados por una reducción de las proyecciones de oferta, principalmente provenientes de países de la OPEP, dan un panorama de mayores restricciones en el abastecimiento de crudo y sustentan un escenario de precios más altos.

En el reporte de septiembre, publicado por la Agencia Internacional de Energía, esta entidad pronosticó que la demanda mundial de energía se aceleraría en el 2014 en 1,1 millones de barriles día adicionales, comparado con un crecimiento de 0,9 millones para el 2013. Esta agencia también advirtió que los niveles de oferta se reducirían como consecuencia de la situación en Libia y Egipto.

Por su lado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) mantuvo sus proyecciones con respecto al crecimiento en el consumo de petróleo para el 2013 en 0,8 millones de barriles día adicionales y para el 2014 en 1 millón adicional, aduciendo mejor comportamiento de las economías de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En lo que respecta a la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, esta manifestó en su informe mensual que espera que la demanda de petróleo crezca en el 2013 en 1,1 millones de barriles y para el 2014 en 1,2 millones. El incremento en el consumo esperado está siendo explicado por países por fuera de la OCDE, especialmente China y Brasil

Problemas en los emergentes

El consenso de analistas coinciden en que uno de los grandes riesgos a la baja que enfrenta el mercado radica en la reciente depreciación de las monedas de varios países emergentes que, de mantenerse, podría tener un fuerte impacto en su demanda de petróleo; puesto que el crudo se comercializa en dólares americanos.

No obstante, la caída que inició en abril de 2013 ha tenido una desaceleración durante septiembre, lo que también ha servido para ayudar al impulso alcista del mercado.

En resumen, el panorama de precios de petróleo parece haberse estabilizado para los productores a partir de una mejora en las condiciones económicas mundiales, los riesgos políticos han exacerbado la euforia del mercado, pero en el evento de una solución pacífica a la crisis del Medio Oriente debería volver una relativa calma a las fluctuaciones de precios, el caso opuesto llevaría a mayor inestabilidad y cotizaciones que se han estimado entre 120 y 150 USD/Bbl para el referente WTI.

Aun cuando la situación económica da señales de mejoría global, quedan en el aire las posibles señales de alarma a las que el mercado deberá seguir de cerca:

• La economía americana todavía no se defiende por sí sola y requiere estímulos monetarios sin precedentes para sostener el leve ritmo de crecimiento. Esta debilidad se vería amenazada en un escenario de precios de petróleo por encima de los 120 dólares por barril.

• El crecimiento económico en Europa, aún es muy leve y los riesgos de recaída en una recesión son todavía muy altos.

• Los estímulos gubernamentales que han sostenido en gran parte el crecimiento en Japón están próximos a expirar.

• Las tasas de crecimiento chinas tienen tendencia a estabilizarse por debajo del 8 por ciento anual al que los mercados se habían acostumbrado, mayores desaceleraciones de la actividad en China tendrían un impacto negativo en los precios del petróleo.

• El fin de la temporada de vacaciones en Estados Unidos significará una menor demanda de gasolina y la menor necesidad de crudo por parte de las refinerías, en principio esto tendría un mayor impacto en el petróleo WTI, donde se ha estimado un incremento en el diferencial con relación al petróleo Brent.

Pronósticos de los analistas

De acuerdo con las diez proyecciones de analistas reciente reportadas a Bloomberg, la expectativa de precios promedio para el tercer trimestre de 2013 se encuentra en 106 USD/Bbl con un máximo en 109 y un mínimo en 104. En lo que respecta al 2014, el promedio de precios se estima en 104 USD/Bbl, con un máximo en 115 y un mínimo en 96. Los analistas más optimistas para este año son Norddeutsche Landesbank y Unicredit y los más pesimistas Commerzbank y Dominion Bank de Toronto.

analisis
Perspectiva técnica (WTI Spot)

Desde un punto de vista técnico, si la resistencia en 107 USD/Bbl se mantiene, podremos esperar estabilidad en los precios, siempre y cuando se mantengan las cotizaciones entre 103 y 107 USD/Bbl, una ruptura por encima de 107 USD/Bbl, significaría un fortalecimiento del interés comprador, quienes posiblemente intentarían sobrepasar el techo del año en 111 USD/Bbl. Si por el contrario, los vendedores mantienen el control del precio y llevan las cotizaciones por debajo de 103 USD/Bbl, el siguiente nivel relevante de soporte lo encontrarían entre en los alrededores de 97 USD/Bbl, donde volverían a enfrentar una fuerte demanda de los negociadores que tienen interés en la zona de congestión entre 87 y 97 USD/Bbl.

Comments are closed.