Ronda, con el barril medio lleno

Redacción Revista Petróleo y Gas noviembre 6, 2012 Comentarios desactivados en Ronda, con el barril medio lleno

Aunque hoy hay mayor interés que en el pasado por la exploración en Colombia, los datos todavía están lejos de ser sobresalintes. Solo hubo propuestas para el 43% de las ofertas. La ANLA tiene dudas.

Colombia tiene reservas por unos 2.300 millones de barriles de petróleo, esto es, para 6,4 años, y espera superar el millón de barriles por día. En gas, las expectativas aumentan a los 14 años.

“Necesitamos descubrir más petróleo”, es el consenso general. Lo ha dicho varias veces el ministro de Minas y Energía, Federico Renjifo. La última, tras revelar en Cartagena los resultados preliminares de la Ronda Colombia 2012. Lo había afirmado también su antecesor, Mauricio Cárdenas Santamaría: “Si no se explora petróleo, este país petrolero, el cuarto en producción de hidrocarburos en América Latina después de Venezuela, México y Brasil, dejará de serlo”.

La preocupación es evidente, pues la verdad es que en los últimos años, en el país no se han tenido hallazgos significativos de petróleo, sino pequeños, como el más reciente, en el municipio de Tello (Huila), en el pozo Nunda-1, que tendría una producción de solo 92 barriles por día.

Por eso, las expectativas están fincadas en la Ronda Colombia 2012, el mecanismo mediante el cual el Gobierno busca mayores inversiones en exploración por petroleras y cuyo principal acto se dio en Cartagena hace dos semanas, con unos resultados satisfactorios, pero no excelentes, como se esperaba.

El presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Orlando Cabrales, quien días atrás había informado que las reservas petroleras crecieron el 9,8% el año pasado, es decir, a 2.259 millones de barriles, se mostró satisfecho en Cartagena, tras el cierre de la oferta, donde 37 empresas petroleras ofertaron para explorar 49 bloques, con una posible inversión de US$2.635 millones en los próximos cuatro años.

Para muchos expertos, este fue un momento amargo, ya que a la Ronda Colombia 2012 se llegó luego de un recorrido por el mundo petrolero, a donde se viajó para invitar a los inversionistas a participar en el negocio en Colombia, e inicialmente se habilitaron 53 empresas para participar.

En total se recibieron más de 105 ofertas, lo cual para el viceministro de minas, Tomás González, es satisfactorio tanto en lo cuantitativo como en lo cualitativo porque esto hará más competitivas las posibilidades de inversión.

Pero las sumas no cuadran. Se ofertaron 115 bloques, de los cuales únicamente los inversionistas se interesaron en 49, es decir, 66 no recibieron ni una oferta. En esos términos, el resultado deja un sabor agridulce.

Un día antes de la Ronda Colombia 2012, el 16 de octubre, en los corredores de la ANH, algunos estaban tan optimistas que mientras la gente celebraba y hacía apuestas por el partido de fútbol en el que Colombia podría acercarse aún más al Mundial de Futbol de Brasil, aquí se apostaba porque 50 de las 53 empresas habilitadas llegarían el día siguiente a Cartagena con ofertas jugosas para el país.

Llegaron 37, la mayoría radicadas en Colombia y solo dos nuevas, una es Anadarko, que participó en consorcio con Ecopetrol y con la cual ya se desarrollan proyectos en Brasil. Incluso, Pacific Rubiales, la segunda más grande instalada en el país, se abstuvo de solicitar grandes espacios. Lo hizo solo con dos, argumentando que prefiere reafirmarse en lo que ya tiene.

En el Centro de Convenciones de Cartagena, donde se realizó el evento, hubo extrañeza porque nunca llegaron gigantes mundiales como Conoco Phillips y Chevron, que habían anunciado su presencia.

Para el Presidente de la ANH, la ronda fue exitosa porque hubo una participación del 43%. La teoría del vaso medio lleno: en el año 2010, la presencia había sido de solo el 30%.

Ecopetrol hizo su trabajo y salvó buena parte de la ronda: lanzó ofertas para 12 de los 49 bloques solicitados, esto es, un 25%. De los US$2.635 millones que se esperan en inversión, Ecopetrol lo haría con US$370 millones en la fase inicial de exploración para los próximos tres años. La oferta de la empresa nacional se divide en seis bloques, con una participación del 100%, y otros seis en alianza con Anadarko, ExxonMobil, Repsol y Hocol.

Hacia no convencionales

La gran novedad de esta ronda 2012, y que se hizo evidente desde que fue lanzada en febrero, fue que por primera vez se ofertaron 31 bloques no convencionales, es decir, exploraciones en zonas que por sus difíciles condiciones geológicas y por la variedad de combustibles que contendrían presentan más riesgos y requieren de mayores inversiones. Por eso, el Gobierno colombiano creó condiciones jurídicas y financieras generosas que atrajeran la inversión extranjera.

En la fecha inicial, se dio a conocer un estudio realizado por la Universidad Nacional, según el cual Colombia tiene un potencial de 66.000 millones de barriles, de los cuales un poco más de 40.000 millones corresponderían a shale gas, combustible atrapado en unas rocas duras y profundas.

De acuerdo con las investigaciones, estos hidrocarburos no convencionales se encuentran en Colombia básicamente en la formación La Luna, una roca que comparten los países del Área Andina y que responde por buena parte de la generación de hidrocarburos en la región.

Según directivos de Ecopetrol, “en el país, en las cuencas sedimentarias, hay oportunidades en no convencionales, principalmente en el Valle Medio del Magdalena, el Valle Superior del Magdalena, el Catatumbo y en la Cordillera Oriental”; pero en el país se está en la fase preliminar y si se compara con países como EE.UU., este lleva más de dos lustros desarrollando yacimientos, conocidos como plys, y tiene más zonas.

Pero de nuevo, en Colombia son más las ganas y las ilusiones que la realidad. Aunque no se pueda hablar de fracaso, los resultados fueron muy modestos, pues solo se recibieron ofertas para tres áreas, cuando el ofrecimiento ascendió a treinta y un. Si se tiene en cuenta que por cada pozo que se perfora en un campo tradicional, en uno de hidrocarburos no convencionales se taladran ocho, hay que aceptar la precaución de los inversionistas potenciales.

El debate ambiental es otra cuestión que dará mucho que hablar. Según la misma ANH, los impactos de la fractura, que se hace con agua a alta presión en las rocas sobre las fuentes hídricas, son un asunto acerca del cual hay que investigar mucho más.

Lo sabe y está encima la máxima autoridad medioambiental, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), pues ya anunció directamente quién mirará con lupa el tema de los no convencionales antes de dar un visto bueno. (Ver recuadro).

Las estaciones 

La ANH agrupó los tres tipos de áreas para la validación de las propuestas en seis estaciones:

  • Estación 1, para los tipos de áreas convencionales continentales, situadas  primordialmente en los Llanos Orientales, donde ubicó veinte bloques. Esta fue la zona que mayor número de ofertas recibió, 44.
  • La Estación 2, con áreas tipo 1, convencionales continentales, ubicadas en las cuencas del Caguán, Putumayo, Valle Inferior del Magdalena, Valle Medio del Magdalena y Valle Superior del Magdalena. Ofertó 13 bloques con buenas propuestas.
  • La Estación 3, con áreas tipo 2, que son las convencionales continentales y costa afuera (off shore), donde ubicó 22 bloques de 9 cuencas.
  • La Estación 4, de tipo 3, convencionales, continentales y costa afuera, con 30 bloques en 10 cuencas.
  • Las Estaciones 5 y 6 eran 30 bloques de tipo 2, no convencionales continentales, con 6 cuencas, las del Catatumbo, Cordillera Oriental, Valle Medio del Magdalena y Valle Superior del Magdalena.

El próximo 26 de noviembre, aquellas que resulten favorecidas se publicarán para volver a realizar una segunda ronda 2012 el 28 de noviembre. A finales de diciembre quedarán contratadas y se sabrá a ciencia cierta el futuro petrolero del país, al menos para los próximos cuatro años.

Según Ecopetrol, el potencial petrolífero (crudo y gas natural) de Colombia se estima en más de 47.000 millones de barriles de petróleo equivalente, distribuidos en 18 cuencas sedimentarias que abarcan un área de 1.036.400 kilómetros cuadrados.

Alrededor del 82% de esa área se encuentra disponible para adelantar trabajos de exploración y explotación de petróleo y gas natural.

Las posibilidades de la industria petrolera en el país no se pueden desconocer, así no haya todavía descubrimientos significativos. El año pasado, la inversión extranjera directa que llegó al país fue de US$13.200 millones, de los cuales un 70% se dirigió hacia petróleo y minería. Este año se estima que la cifra llegue a 17.000 millones, y el petróleo de seguro mantendrá una proporción mayor.

Debate sobre los no convencionales: ANLA

La Directora de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), Luz Helena Sarmiento (en la foto), promoverá un debate para fijar una política nacional de aprobación de licencias ambientales para áreas de exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales en Colombia.

A esta entidad, vinculada al Ministerio del Medio Ambiente, le corresponde tomar la decisión del estudio para el ingreso de los no convencionales en el país, dependiendo de los verdaderos impactos en el medioambiente.

Sarmiento afirma que los no convencionales tienen un gran riesgo porque utilizan muchísima agua y esa agua la tratan con químicos bastante perjudiciales,  “y si no se hace un tratamiento, ocasionaría unos impactos muy delicados en las poblaciones o en los cuerpos de agua directamente”.

Otro tema por analizar es la sismicidad, y en ello hay posiciones encontradas en el mundo. En el mismo EE.UU. hay estados que lo permiten y otros que no. Nueva York lo tiene vetado, al igual que Francia, Austria y Australia. Pero hay otros países como Canadá y algunas partes de EE.UU. donde ha sido exitosa la exploración y explotación de no convencionales.

La ANLA traerá los mejores expertos técnicos a nivel mundial, tanto a quienes están a favor como a quienes están en contra, para escucharlos “y tomar una decisión como país frente a este tema y saber si se puede o no, porque no en todas partes se puede”, dijo Sarmiento.

Los hidrocarburos no convencionales no se refieren a otro tipo de petróleo o gas. Su diferencia es la roca que contiene el hidrocarburo, porque este es el mismo. Según el vicepresidente de Exploración de Ecopetrol, Enrique Velásquez, “es el mismo crudo, gas o condensados, en un envase más duro”.

La referencia al envase tiene que ver con las llamadas lutitas, unas rocas más duras “sobre las cuales se creía que no servían como depósitos de recursos, es decir, que no tenían porosidad y permeabilidad”, explica la revista de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP).

Comments are closed.