Sostenibilidad, la clave

Redacción Revista Petróleo y Gas octubre 30, 2012 Comentarios desactivados en Sostenibilidad, la clave

 

Por: Mauricio Cárdenas Santamaría*,

Ex ministro de Minas y Energía

El momento actual de la industria petrolera en Colombia es histórico. Con una producción cercana al millón de barriles diarios, su peso en la economía es cada día mayor. Hoy, su participación es del 12% del producto interno bruto del país, por lo que se constituye en la locomotora más dinámica y la que más avanza en el país.

Las cifras son positivas por donde se le mire. El crecimiento del sector lo ubica al mismo nivel que la industria manufacturera y la idea es ampliar la oferta. En la Ronda 2012, que promueve la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), 30 de los 115 campos subastados corresponderán a hidrocarburos no convencionales, el segmento que mejor rendimiento presenta en el mundo y hacia el cual apuntamos. Somos optimistas de que en este proceso se promoverá el retorno de las majors a Colombia.

Aunque el panorama es positivo, hay que tener mucho cuidado de que todo ande bien, pues el verdadero reto no es alcanzar un millón de barriles diarios, sino mantenerlos en el tiempo. En otras palabras, la clave es la sostenibilidad en todo: en la producción, que debe darse a este ritmo por lo menos durante una década seguida, y las reservas, que deben crecer considerablemente.

Asimismo, debemos velar porque los rendimientos de este proceso se vean reflejados en beneficio de la comunidad en general, en la biodiversidad e impactando favorablemente otros sectores, con continuas acciones de responsabilidad social.

Un aspecto adicional para enorgullecernos es la imagen que proyecta Ecopetrol en el exterior, una empresa que ahora se desenvuelve bajo las reglas de la compañía privada. Su proyección atrae en la región y se ha convertido en modelo a seguir en América Latina. Son muchos los que han visitado Colombia para conocer este caso de éxito, como, por ejemplo, los directivos de Pémex y Petroecuador.

Esa percepción me la confirmó días atrás un empresario brasileño, quien me confesó que los principales atractivos de Colombia son la estabilidad jurídica y el respeto por las reglas de juego, aspectos que promovían al país como líder en América Latina y que atraen la inversión privada.

Sin embargo, en medio de este panorama hay dos problemas identificados: orden público y licenciamiento ambiental, que afectan, pero que ya están siendo combatidos.

En el primer caso, aunque se han presentado algunos actos en contra de la integridad de los oleoductos, debemos decir que estas son acciones terroristas aisladas, favorecidas por factores como la amplia extensión del territorio y la facilidad para poner las cargas explosivas. Para esto no se requiere de una gran infraestructura: un par de malhechores mimetizados en la población, que ponen una carga y la activan con un celular.

Frente a estos hechos, el Estado ha fortaleciendo su posición, para lo cual aumentó el pie de fuerza con 5.000 hombres adicionales que protegen la red energética nacional. En este punto, el mensaje es que el Estado no está cediendo ni un centímetro de la soberanía nacional, y es bueno señalar que la confianza de los inversionistas se mantiene por una trayectoria y no depende de hechos aislados.

Un segundo problema es la expedición de licencias ambientales, las cuales han aumentado considerablemente en el último año. Ante esta demanda, los procesos, que requieren de por sí de un tiempo, se demoran más de la cuenta. En este punto, la idea es acortar y agilizar todos los procesos.

Una primera propuesta es permitir el otorgamiento de las licencias con antelación a las empresas, que se supone tienen una trayectoria en el sector, mientras terminan de cumplir con los requisitos. No obstante, siempre se verificaría que estas cumplan, si no se harían acreedoras a sanciones.

Con estas medidas se busca despejar el camino de los buenos guarismos que viene ofreciendo el sector y garantizar su sostenibilidad en el tiempo, y, por supuesto, promover el progreso del país.

*De su intervención en el lanzamiento de ‘The Oil & Gas Year’. Bogotá, 30 de julio de 2012.

 

 

Comments are closed.